Nadia Calviño de candidata

Los socios de Gobierno de Pedro Sánchez dudan de que el presidente del Ejecutivo sea el candidato socialista en las próximas elecciones generales. Sectores del PSOE aprecian una paulatina recuperación en los sondeos, que está generando algo de optimismo en La Moncloa. Aunque nadie se confunde: la situación económica es compleja y Sánchez «ya ha preparado su salida internacional por si hace falta». En Podemos, el partido aliado que forma el Gobierno de coalición con el PSOE, coinciden con esta lectura, y aseguran que referentes socialistas hablan de una posible candidatura de Nadia Calviño si Sánchez tira la toalla.

Las conversaciones confidenciales que apuntan a una salida antes de tiempo de Sánchez para evitar una derrota en las generales se producen desde hace meses. Este diario ya publicaba en el pasado mes de junio dos informaciones en las que se revelaba que los morados recibían desde Moncloa señales que indicaban que el actual presidente podía renunciar a ser el candidato del PSOE para las generales.

Publicidad

Se trataba de una reflexión sobre el ‘efecto Feijóo’ pero también sobre la debilidad de Yolanda Díaz y lo que queda de Podemos, que se resumía en la idea que Sánchez no compitirá si ve que no puede ganar. «Sánchez está pensando en dejar el Gobierno poco antes de que se acabe la legislatura. Mira a la Unión Europea y también a la OTAN. Por eso Podemos no puede generar ruido durante la cumbre, aunque haya ocurrido lo de Melilla», explicaban en junio cargos del partido morado.

Para estas fuentes, el momento más critico ha sido la derrota de Andalucía: «Las elecciones en Andalucía han sido un punto de inflexión. Pero Sánchez no se puede permitir convocar un superdomingo electoral con las autonómicas de mayo. Quiere esperar; dejar que los pocos barones críticos que quedan pierdan sus feudos, y promover a los suyos. Así dejará el partido controlado y podrá irse tranquilamente»

A lo largo de los últimos días, en Podemos matizan en parte esta lectura. Sostienen que el giro izquierdista de Sánchez le está favoreciendo, aunque la remontada demoscópica tiene que consolidarse. «Sánchez lo va a intentar hasta el último minuto, de eso no hay dudas. Pero si ve que va a perder, no se presentará», sostienen fuentes de Podemos que apuntan a comentarios e información que reciben del otro segmento de la coalición, el socialista.

Es cierto que en el PSOE existen sustancialmente dos lecturas sobre el futuro de Sánchez. El más cercano al Ejecutivo, sobre todo de área ministerial, sostiene que el presidente del Gobierno concurrirá como cabeza de lista pase lo que pase. El socialismo periférico, en cambio, hace otra reflexión y afirma que Sánchez tiene una salida internacional amarrada, y con toda probabilidad no será el próximo candidato del PSOE a las generales.

En este escenario se mueven tanto los miembros de Podemos como los de Yolanda Díaz. Ambos sector sostienen que si Sánchez da un paso al lado, la ministra de Economía Nadia Calviño se perfila como sustituta. La ministra gallega lleva tiempo, recuerdan las fuentes consultadas, trabajando en lanzar un perfil más político que permita alejar la imagen de técnica. El arranque de esa campaña fue el encuentro con Carlos San Juan, promotor de la plataforma Soy mayor, no tonto en el pasado mes de febrero.

Después llegó el rechazo a participar en foros y debates sin mujeres, y unas intervenciones en el Congreso como protagonista que fueron muy aplaudidas por la bancada socialista. Al mismo tiempo, el equipo de la ministra y ella misma están cada vez más pendientes del debate público. Con la actual crisis económicas se sienten en primera línea, y defienden con convicción su trabajo. Si hace falta, incluso con llamadas directas a responsables, jefes de medios y agencias de comunicación.

En Galicia, donde Díaz y Calviño se siguen moviendo de forma activa, reconocen que se habla del posible relevo de Sánchez con la ministra de Economía. Aun así, las fuentes consultadas creen lo que se comenta en Madrid no corresponde a la realidad gallega. Y mantienen que la ministra de Economía está explicando en sus conversaciones confidenciales que de momento no está interesada en ese planteamiento: «A diferencia de Yolanda, Nadia tiene apoyos gallegos de todo tipo. Pero ya dijo aquí que ella no quiere. Y que se va«. Pero hay debate.

El llamado ‘plan b’

Calviño tiene un perfil muy técnico y bien valorado en la Unión Europea. Durante su etapa en el Gobierno, por ejemplo, Pablo Iglesias afirmaba ante sus afines que la ministra de Economía estaba actuando bajo las órdenes de Bruselas para afianzar su carrera como Comisaria europea.

La vicepresidenta primera y ministra de Asuntos Económicos y Transformación Digital, Nadia Calviño. | Carlos Luján (Europa Press)
Ahora, sin embargo, algo ha cambiado. Iglesias sigue al mando del partido, pero desde la sombra, y Podemos intenta abrirse a nuevos escenarios y liderazgos. El líder morado no tiene la conexión de antes con la sala de máquinas del Ejecutivo. Es por ello que otras fuentes, más cercanas a segmentos del PSOE, sostienen que la Moncloa está preparando el relevo de Sánchez si éste finalmente decide adelantar su salto a la política internacional.

La presidencia de la Internacional Socialista representa algo muy llamativo para las fuentes que defienden que Sánchez tiene decidido su futuro. Estos dirigentes, entre los cuales se hallan también parlamentarios, creen que Calviño puede ver atractivo ser la candidata de un partido histórico como el PSOE y la principal defensora de la actividad del Gobierno de cara a una campaña electoral. Queda todavía mucho tiempo para saber cuál será la decisión del presidente del Gobierno. Pero según vaticinan en Podemos el plan b está sobre la mesa, y de ella podría formar parte la ministra de Economía.

Nadia Calviño de candidata

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí