reflotar Ciudadanos

Ciudadanos comienza el nuevo curso político con fuerza. El partido de Inés Arrimadas ha presentado este lunes una proposición no de ley para eliminar con efecto inmediato la obligatoriedad del uso de mascarillas en el transporte público y en los establecimientos sanitarios.

Cs, al mismo tiempo, ha exigido al Gobierno, a través de una nueva iniciativa parlamentaria, que garantice libros de texto gratuitos, reduzca el IVA del material escolar del 21 % al 10 % y asegure acceso a Internet a los colectivos vulnerables de cara a la vuelta al colegio. Para afianzar este comienzo con fuerza, Ciudadanos ha convocado un acto este viernes en AlsasuaNavarra, en contra del Ospa Eguna –«Día del adiós»– previsto al día siguiente y en apoyo de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado.

Este cúmulo de iniciativas tratan de evitar el foco sobre las cuestiones internas del partido naranja, que experimenta un proceso de refundación que no está resultando fácil ni sencillo. Muestra de ello es que varios dirigentes de Ciudadanos autonómicos y municipales afirman que pretender recuperar los «principios y valores» con los que el partido naranja creció de la mano de Albert Rivera, por lo que se han organizado para exigir la dimisión de Inés Arrimadas y forzar la convocatoria de una Asamblea extraordinaria.

El movimiento está impulsado por cargos de toda España, entre ellos la diputada en las Cortes de Aragón y exdirigente nacional con Rivera, Susana Gaspar; la portavoz en el Parlamento de Asturias, Susana Fernández, y el secretario de Organización asturiano, Sergio García; y las vicealcaldesas de Zaragoza, Sara Fernández, y de Alicante, Mari Carmen Sánchez.

También se ha sumado a este movimiento el diputado y secretario de acción institucional de Aragón, Carlos Ortas, y los diputados provinciales por Valencia, Juan Córdoba, por Alicante, Javier Gutiérrez, y Jaén, Ilde Ruiz; además de la exsenadora por Andalucía y exsecretaria de organización, Mar Hormigo.

6.000 o 12.000 afiliados

Somos Ciudadanos, que es como se ha bautizado a esta nueva corriente crítica, surge ante «la ausencia de autocrítica y el pasotismo con los afiliados», que está provocando «la huida de talento interno, quedando actualmente 6.000 afiliados en toda España» ha asegurado Sergio García.

Actualmente, según datos facilitados por la dirección naranja, en realidad hay 12.000 militantes, cuando llegaron a superar los 30.000.

Somos Ciudadanos apuesta por revertir esa situación y «volver a ilusionar», según insiste en un comunicado, mientras que Susana Gaspar asegura que el partido tiene que volver «a la senda de la cordura y el sentido común», criticando los apoyos al Gobierno de Pedro Sánchez y los movimientos estratégicos del partido de los últimos años, a raíz de la fallida moción de Murcia que negociaron con los socialistas.

La recogida de firmas que está promoviendo Somos Ciudadanos para celebrar esta asamblea extraordinaria –se requiere la firma de un tercio de los afiliados como reflejan los estatutos, o que así lo decida la ejecutiva– la están haciendo en medio del proceso de refundación que ha puesto en marcha la propia Inés Arrimadas tras la debacle de las andaluzas.

La actual líder de la formación es consciente de la situación que atraviesa su partido, en caída libre tras los sucesivos desastres electorales y políticos acumulados desde 2019, empezando por las generales del 10N, en las que Rivera dejó al partido con 10 escaños de los 57 que obtuvo en las elecciones anteriores de junio.

El proceso de refundación que Inés Arrimadas ha puesto en marcha tiene intención de culminar en diciembre con la votación por parte de las bases de las propuestas que se hayan planteado. También se adoptará entonces una decisión sobre el liderazgo de la propia Inés Arrimadas.

Bal sugiere que los críticos son pro PP

En una rueda de prensa en la sede del partido al terminar la reunión de la ejecutiva naranja, su portavoz, Edmundo Bal, ha recordado a Somos Ciudadanos que la formación ya está inmersa en su refundación, al tiempo que asegura que «todas las ideas son bien recibidas».

Quien quiera participar en este proceso «tiene todos los cauces abiertos», ha insistido Bal, que ha afirmado que esta es la vía que se ha decidido para que Ciudadanos pueda recuperar su espacio en el centro liberal «y hacer una oferta electoral atractiva para los ciudadanos que una vez nos votaron y luego nos dejaron de votar».

Además, el portavoz ha asegurado que están recibiendo gran cantidad de mensajes por parte de los afiliados que se oponen a que se celebre una asamblea extraordinaria, porque ha arrancado un proceso de refundación, en el que se han inscrito de manera voluntaria unos 2.000 afiliados y simpatizantes que ya están trabajando en medidas e iniciativas que permitan a los naranjas volver a tener influencia política.

En todo caso, Bal ha señalado que esta treintena de personas que quieren forzar un cónclave deberán aclarar si su compromiso con Ciudadanos «sigue firme» o se van a ir al PP, como hicieron hace unos meses algunos dirigentes naranjas: «Yo les exigiría el compromiso de que van a seguir en Ciudadanos», ha zanjado.

62e66103c4d9d.r d.831 430

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí