Sánchez busca «tensión

Pedro Sánchez va a «la confrontación». Bajo esta premisa, según fuentes de su gabinete, prepara el cara a cara que tendrá con el líder de la oposición Alberto Núñez Feijóo este martes en el Senado. Una comparecencia a petición propia y de la que quedarán excluidos el resto de líderes de las principales formaciones políticas del país. Tras varios años azuzando el miedo contra Vox, ahora, el PSOE cambia de enemigo y centra el tiro en el PP. El discurso de Sánchez en el Senado se basará principalmente en que «el PP se pone del lado de las energéticas» en un momento de enormes dificultades para las familias.

En Moncloa esperan con cierta esperanza el debate ya que «nos va a permitir contar lo que hacemos y lo que vamos a hacer». «Poner en valor lo que hemos hecho» explicaban este lunes fuentes gubernamentales que siguen confiando en un vuelco a los sondeos que dan la victoria al PP. «El presidente tiene argumentos de sobra para ganar la batalla» a Feijóo, resumen. Entre otras cosas, y según estas mismas oficiales, porque el cara a cara permitirá al jefe del Ejecutivo «poner en valor como el PP no tiene una propuesta clara para este país». Algo que dice sí tener el PSOE que, en la misma intervención de mañana, empezará a desgranar algunas de las nuevas medidas para hacer frente a la crisis energética que vive el país.

Esa «confrontación», en palabras de un colaborado muy cercano a Sánchez tras el acto celebrado este lunes con cincuenta ciudadanos en La Moncloa, es parte de la estrategia socialista para revertir la situación que vive el partido con una importante pérdida de apoyos electorales. Si hasta ahora el discurso principal para ganar votos era la amenaza de «viene la ultraderecha» con Vox, las distancias marcadas por el nuevo líder de los populares con la formación de Santiago Abascal y el empleo de la moderación por parte del nuevo PP, ha obligado a Sánchez y a su equipo a modificar su argumentario para «machacar», según otro colaborador del presidente, a un jefe de la oposición al que ningunea constantemente y con el que apenas tiene relación.

En el Gobierno están convencidos de que Pedro Sánchez «va a ganar» el debate que se producirá en el Senado: «No es muy difícil desmontar a Feijóo», señalan. Más allá de los ataques a la formación popular, como el de mirar más por los intereses de las energéticas que por los del conjunto de los ciudadanos, como repetirá el jefe del Ejecutivo en distintas ocasiones, Sánchez también buscará obligar a Feijóo a salirse de su guión para «que pierda los papeles». Algo complicado en una persona tan templada como el líder de los populares. El presidente se acompañará de datos y del apoyo internacional a algunas de sus propuestas como la del tope ibérico que, en breve, los diferentes estados miembros de la UE estudiarán extender a todo el territorio europeo.

feijoo sanchez senado 655x368 1

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí