Tesla de bolsa

Elon Musk testificó que el fondo soberano de Arabia Saudita quería “inequívocamente” sacar de bolsa a Tesla Inc. en 2018, un elemento central de su defensa ante las acusaciones de que sus tuits sobre el plan de privatización engañaron a los accionistas.

Los accionistas sostienen en una demanda colectiva que los tuits eran mentiras que les costaron grandes pérdidas por las fuerte fluctuaciones de los precios de las acciones durante un período de 10 días antes de que se abandonara el plan.

Publicidad

Cuando se reanudó su testimonio el lunes tras una breve aparición en el estrado el viernes, Musk dijo a los miembros del jurado que había mantenido conversaciones con el Fondo de Inversión Pública Saudita sobre la transacción. Señaló que la cantidad necesaria para el fondo era “potencialmente” inferior a US$10.000 millones. Los archivos judiciales indican que el propio Musk poseía alrededor del 19% de Tesla en ese momento. El multimillonario habría necesitado más del 50% para retirar la empresa del mercado.

“Lo que era absolutamente inequívoco es que apoyaban absolutamente la privatización de Tesla”, dijo Musk en la corte federal de San Francisco. “Inequívoco, sin dudarlo”. El gobernador del fondo, Yasir Al-Rumayyan, lo había consultado con el príncipe heredero de Arabia Saudita, dijo Musk. “Lo tomé como que era un trato hecho”.

El juicio busca que los miembros del jurado profundicen en el estado de ánimo de Musk cuando tuiteó el 7 de agosto de 2018 que tenía “fondos asegurados” para retirar a Tesla de bolsa a US$420 por acción y agregó que “el apoyo de los inversionistas está confirmado”.

Nicholas Porritt, abogado de los inversionistas, incitó a Musk con preguntas sobre por qué no había nada por escrito de los sauditas y ningún detalle sobre la cantidad específica que el fondo pondría.

“Así es como se hacen los negocios”, dijo Musk. “Si dicen que van a hacer algo, lo hacen. Un documento firmado no está ni aquí ni allá”.

Musk reveló cuando llegó por primera vez a la corte que había pasado una mala noche, y pareció cansarse en su segunda hora en el estrado, hablando con frases entrecortadas mientras Porritt afinaba sus preguntas para tratar de demostrar que el plan de privatización carecía de elementos fundamentales. Al menos una vez el juez advirtió a Musk que no había respondido a la pregunta que se le había formulado.

También hubo momentos de frivolidad, como cuando Musk reveló que él mismo usa el término “infame” para describir los tuits en cuestión.

En otro momento, Porritt le preguntó a Musk si la referencia en el tuit a US$420 por acción era realmente una broma sobre la cultura de la marihuana que pensó que divertiría a su novia en ese momento.

“Hay algo de karma en torno a 420” y hay una “cuestión de si es un karma bueno o malo en este momento”, dijo Musk, provocando risas en la sala del tribunal.

Pero dijo que se eligió la cantidad porque reflejaba una prima del 20% sobre el precio de las acciones de Tesla.

“No sé si a ella le pareció divertido o no, pero el precio de 420 no era una broma”, testificó, refiriéndose a su entonces novia.

Los abogados de Musk dijeron al jurado durante las declaraciones de apertura la semana pasada que, aunque sus tuits eran apresurados y contenían errores técnicos, transmitían con precisión que era sincero sobre la privatización de Tesla.

Musk dijo el lunes que su lenguaje real en el tuit, “Considerando sacar a Tesla de bolsa”, no era lo mismo que decir “el trato se hará”.

En su testimonio del viernes, el famoso empresario y prolífico usuario de Twitter ofreció una evaluación notablemente modesta de su influencia en la red social de la que ahora es propietario: “Que tuitee sobre algo no significa que la gente lo crea o vaya a actuar en consecuencia”. El testimonio demostró que Musk minimizó su papel en la subida de las acciones del fabricante de vehículos eléctricos después de tuitear.

El juicio se produce en un momento en el que el patrimonio de Musk ha disminuido desde un máximo de US$340.000 millones en noviembre de 2021. Se convirtió en la primera persona en la historia en perder más de US$200.000 millones, todo ello mientras gastaba US$44.000 millones en adquirir Twitter Inc. El mes pasado, fue destronado como la persona más rica del mundo y las acciones de Tesla se han desplomado un 27% desde el 1 de diciembre, mientras el fabricante de vehículos eléctricos se enfrenta a una mayor competencia y a una inminente recesión.

Musk no es ajeno a las batallas judiciales y ha recibido el apodo de “Elon Teflón” por su habilidad para salir indemne. Subió al estrado y prevaleció en juicios en 2019 en Los Ángeles y en 2021 en Delaware. También testificó en noviembre en un caso de inversionistas de Delaware sobre su paquete salarial de US$55.000 millones de Tesla, pero ese aún no se ha decidido.

Según Musk, los saudíes querían sacar Tesla de bolsa Tesla de bolsa

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí