incendios que asedian a Pedro Sánchez

Desde hace semanas el Gobierno trasmite una sensación de descontrol, que trata de compensar con su estrategia de seguir cumpliendo a toda costa su hoja de ruta acordada con Podemos y el mundo independentista; hecho que, paradójicamente, aumenta la sensación de descontrol. Mientras tanto, las cuestiones de la actualidad social y económica, al estar desatendidas, van agudizando su problematicidad. Repasamos todas las áreas políticas en alerta roja.

Malversación y Sedición

Pedro Sánchez insiste en que en Cataluña la situación es «infinitamente mejor» gracias a su política y la «legitimidad de la democracia, que implica también la potestad para cambiar las normas». Pero la reforma de los delitos de sedición y de malversación –el ministro de Presidencia, Félix Bolaños, ha abierto la puerta a reformar también este segundo delito–, lejos de ser interpretada como «un paso más hacia la normalización en esta comunidad», es vista por la oposición y amplios sectores de la sociedad civil española como la creación un «derecho penal de autor» para beneficiar a los políticos independentistas condenados por el procés.

Marlaska y Melilla

Si hay un ministro en el ojo del huracán este es, con el permiso de Irene Montero, el portador de la cartera de InteriorFernando Grande-Marlaskatendrá que comparecer ante el pleno del Congreso el próximo día 30 para dar explicaciones por la muerte de –al menos– 23 migrantes en la frontera de Melilla el 24 de junio. Ya lo hizo en septiembre, pero sus explicaciones, a la luz de las últimas informaciones, parecen insuficientes.

Además, los portavoces de la Comisión de Interior del Congreso pasarán por el Ministerio del Interior para ver –en privado– las imágenes del salto a la valla en la frontera entre Melilla y Nador antes de la comparecencia de Marlaska en pleno. Estos vídeos no los pudieron visualizar en su totalidad en la visita que hizo a Melilla una delegación de la Comisión de Interior hace unas semanas. Hay serías sospechas de que la gendarmería marroquí penetró en suelo español para recoger a los inmigrantes –o sus cadáveres, pues muchos habrían fallecido durante el asalto a la verja–.

Irene Montero y los «fachas con toga»

Tres de las cuatro asociaciones de jueces existentes en España han exigido ya la dimisión de la ministra de Igualdad, Irene Montero, cuyas críticas a la judicatura han sido cuestionadas con diferentes grados de intensidad por todo el arco parlamentario.

Los reproches han llegado desde muchos flancos. Presidentes autonómicos del PSOE como Emiliano García-PageJavier LambánXimo Puig o Adrián Barbón han cuestionado tanto la redacción de la ley como el trato a los jueces, a los que Podemos ha llegado a calificar de «fachas con toga». Incluso compañeros de gabinete ministerial como Miquel Iceta le han recordado a Montero que los miembros del Ejecutivo deben «ser muy escrupulosos» en el respeto al poder judicial.

Pese a la petición de «prudencia» del Ejecutivo, sus aliados parlamentarios ven que es necesario retocar la ley del ‘sólo sí es sí’ para evitar «fisuras», como han manifestado ERCPNVEH Bildu y Junts.

Marruecos y Argelia

Unas 1.400 personas se manifestaron hace una semana en Madrid para denunciar el «retroceso» del Ejecutivo de Pedro Sánchez al cambiar la posición tradicional de España sobre el Sáhara Occidental. La manifestación ha coincidido con el 47º aniversario de la firma de los Acuerdos de Madrid, después de que en 1975 el Sáhara dejase de ser una provincia española para convertirse en un territorio ocupado ilegal y militarmente por Marruecos.

En cuanto al ministro de Exteriores del reino alauita, Naser Burita, este ha calificado en repetidas ocasiones de «importante» y «claro» el cambio de postura de Sánchez por posicionarse a través de carta en favor de la propuesta marroquí de «autonomía» para la exprovincia española.

La carta fue enviada el pasado marzo por Pedro Sánchez a Mohamed VI. En esta epístola califica la propuesta de autonomía marroquí como «la base más seria, creíble y realista para la resolución de esta disputa»; hecho que, de facto, significa reconocer la soberanía marroquí sobre el Sáhara Occidental.

La apertura de esta «nueva etapa» entre Rabat y Madrid ha tratado de poner fin a la crisis diplomática desatada tras la hospitalización en Logroño en abril de 2021 del líder del Frente Polisario y presidente de la República Árabe Saharaui(RASD), Brahim Ghali, acogido en secreto para tratarle de covid.

La reacción de Argelia, país tradicionalmente enemigo de Marruecos y aliado del Frente Polisario, al conocer el súbito cambio de postura por parte de Pedro Sánchez fue reducir el suministro de gas natural a España. Así, en el último año las importaciones argelinas se han visto afectadas por la clausura el pasado 1 de noviembre del gasoducto Magreb-Europa (GME) que traía gas de Argelia a través de Marruecos. El conflicto diplomático ha sucedido en el contexto de un robo de información masiva al móvil presidencial de Sánchez; robo cuya autoría sigue sin ser conocida, aunque los indicios apuntan a los servicios secretos marroquíes. El volumen de gas argelino importado en octubre es un 32 % inferior al registrado hace un año.

Ley Trans y la división del feminismo

La votación definitiva de la Ley Trans en el Congreso se producirá finalmente en el pleno, lo que supondrá un retraso en sus plazos de aprobación.

El cambio acordado en la Junta de Portavoces del Congreso llega tras las quejas de organizaciones feministas ante la tramitación en comisión y por el procedimiento de urgencia, que reduce a la mitad los plazos, de una normativa que regula el derecho a cambiar el sexo sin informe médico o psicológico previo. La tramitación de esta Ley ha estado rodeada de polémica, por la oposición que genera en amplios sectores del movimiento feminista, contrarios a esta «autodeterminación de género».

Yolanda Díaz y la división de la izquierda

Crece el pulso entre Pablo Iglesias y Yolanda Díaz. El exlíder de los morados ha censurado que la vicepresidenta vaya «por libre» sin contar con Podemos, y es más; el exvicepresidente también ha afirmado que «ponerse de perfil» cuando se «machaca a una compañera», en referencia a la ministra de Igualdad, Irene Montero, «no solo es miserable y cobarde, sino políticamente estúpido». La creciente mala relación complica el escenario para llegar a un acuerdo que los lleve juntos a las elecciones generales de 2023.

Yolanda Díaz trata de no entrar en la polémica, pero sí ha dejado claro que está dispuesta a liderar este proyecto electoral a la izquierda del PSOE y que no le debe nada a nadie, respondiendo así al permanente recordatorio de Iglesias de que ella es vicepresidenta y ministra de Trabajo gracias a Podemos.

Con estas tiranteces a un año de las generales, los de Podemos también parecen prepararse para otro eventual escenario sin Sumar. En marzo se reunieron para limar las asperezas derivadas del apoyo de Díaz al envío directo de armas a Ucrania, pero desde el 4 de octubre de 2021 no han vuelto a reunirse.

Sánchez contempla con inquietud la escalada de tensión entre sus socios. Pide por lo bajo a Podemos y a Sumar que configuren una alternativa para evitar una división de la izquierda, que afectaría a las posibilidades de gobernar del actual presidente del Gobierno.

La no renovación del Poder Judicial

El 27 de octubre el Partido Popular ha suspendido la negociación para la renovación del Consejo General del Poder Judicial al confirmar la intención de Pedro Sánchez de reformar el delito de sedición. Por tanto, continúan empantanadas las negociaciones de renovación del CGPJ y del Tribunal Constitucional.

El propio Tribunal Constitucional ha admitido a trámite el recurso presentado por el PP contra la contrarreforma de la Ley Orgánica del Poder Judicial (LOPJ), aprobada el pasado julio.

636a559b8a32a.r d.399 194

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí