Ucrania ha asegurado este jueves que uno de sus ataques contra las instalaciones del puerto de Berdiansk, una ciudad ocupada por Rusia en el mar de Azov, ha destruido un buque de guerra ruso y ha causado un gran incendio. El golpe a la Armada rusa sería un gran éxito de Kiev en sus esfuerzos para evitar que las tropas de Vladímir Putin obtengan suministros y se refuercen cuando se han cumplido un mes de la invasión rusa, que ha sacudido el mundo.

Berdiansk, que Rusia capturó y ocupó en la primera semana de guerra, se había convertido en un importante centro logístico para las fuerzas del Kremlin en su avance hacia el flanco sur y para acercar refuerzos y suministros a las tropas que mantienen sitiada Mariupol, a unos 80 kilómetros de Berdiansk, una ciudad que ha mostrado resistencia a la ocupación de los soldados de Putin.

Las imágenes del área atacada muestran un barco ruso de desembarco en llamas en el puerto de Berdiansk, una columna de humo y explosiones secundarias mientras otros dos barcos rusos también parcialmente incendiados salen del puerto. El Ejército ucranio aseguró en un primer momento que había logrado destruir el Orsk, un buque de desembarco anfibio de la clase Alligator —según la designación de la OTAN—, capaz de transportar hasta 45 vehículos blindados de transporte de personal y 400 militares, pero más tarde solo comunicó la neutralización de un barco ruso. Rusia tiene dos barcos del modelo Alligator en servicio activo en la Flota del Mar Negro: el Orsk y el Saratov.

Horas después de conocerse las primeras informaciones y de divulgarse en internet vídeos con las explosiones en el buque, el Ministerio de Defensa ucranio, según recoge la agencia Reuters, confirmó el ataque así como el éxito del mismo. Ninguna fuente independiente ha podido constatar cómo se produjo el ataque o la causa de las explosiones y posterior fuego en el Orsk.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.

Suscríbete
El canal de televisión del Ministerio de Defensa de Rusia, Zvezda, dedicó el lunes una información a los barcos de desembarco. Aseguró que una decena de estas naves participaron en operaciones de reabastecimiento de sus fuerzas y que su llegada a Berdiansk era “un evento histórico” que abría ”posibilidades logísticas a la Armada del mar Negro”. Las autoridades rusas no confirmaron el ataque en Berdiansk, en el que, según los analistas militares, se pudo haber empleado misiles balísticos.

Las autoridades ucranias no han informado de qué arma se utilizó en el ataque. “El barco destruido en Berdiansk podría transportar hasta 20 tanques, 45 vehículos blindados de transporte de personal y 400 paracaidistas”, ha declarado este jueves la viceministra de Defensa de Ucrania, Anna Malyar, en un comunicado. “Este es un objetivo enorme que fue atacado por nuestro Ejército”, añadió.

Los mayores avances de las tropas de Putin han sido en el flanco sur, al usar de lanzadera militar la península ucrania de Crimea, que Rusia se anexionó ilegalmente en 2014, para tratar de afianzar su presencia en el mar Negro. En el lado oriental controla el mar de Azov y casi toda la franja costera excepto algunas ciudades. La gran pieza a cobrarse allí, Mariupol, permitiría a Putin completar una especie de corredor terrestre entre la península ucrania de Crimea y los territorios del Donbás que controla a través de los separatistas prorrusos.

Castigada con ataques constantes de artillería y aéreos, Mariupol se ha convertido en el símbolo de la ofensiva contra la población civil que lleva semanas sin agua, gas, suministros básicos y en una ciudad de la que apenas quedan esqueletos de edificios quemados. Tras un asedio feroz, permanecen unas 100.000 personas en la ciudad en la que las tropas rusas han entrado ya y luchan contra las fuerzas ucranias.

Sin embargo, Ucrania también ha logrado dar grandes golpes a las fuerzas de la Armada rusa. El Kremlin, que ha declarado ilegal informar de la invasión (a la que no se puede llamar guerra en Rusia sino “operación militar especial”) y dar otras cifras y datos que los proporcionados por el Gobierno, ha reconocido la muerte del subcomandante de la Flota del Mar Negro de Rusia Andrey Paliy, y del comandante de la Brigada de Infantería de Marina número 810 de la flota Aleksei Sharon, que operaban en el área de Mariupol.

En Berdiansk, con una población antes de la guerra de 115.000 habitantes, las fuerzas invasoras han tenido que lidiar con protestas de la ciudadanía. Desde el 24 de febrero Rusia libra una guerra contra Ucrania con fuertes bombardeos desde el aire y desde el mar y con artillería. Los ataques no se han limitado a objetivos militares; también han afectado a edificios residenciales, así como a otros inmuebles que sirven de refugio a la población.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí