cesiones del PSOE a Bildu

Santos Cerdán León (Milagro, 1969), secretario de organización de la Ejecutiva Federal del PSOE, no oculta en Pamplona su feeling político con Bakartxo Ruiz y Adolfo Araiz, el tándem comisionado por Arnaldo Otegi en 2019 para dar continuidad a un gobierno nacionalista en Navarra con la socialista María Chivite.Tres años y tres meses después de que fuera investida gracias a la mitad de los parlamentarios de EH Bildu y minutos después de que Sánchez lograra el apoyo abertzale a sus presupuestos de 2023, Cerdán alababa la «transición» del partido que aún no ha condenado los casi 900 asesinatos de ETA; alaba a la coalición que tiene como «prioridad» la puesta en libertad de los 150 presos de la banda.

El «tránsito» utilizado por Cerdán para justificar la alianza entre Sánchez y Otegi tiene dos fechas claves. El 18 de septiembre de 2021, Arnaldo Otegi se desnudó delante de afiliados de EH Bildu en Eibar. «Presos por presupuestos», les dijo a sus militantes, sin ser consciente de que el encuentro privado era retransmitido en streaming a simpatizantes que no habían podido acudir a su charla. Un año después, Otegi sabe que todos los presos de ETA estarán en Euskadi y Navarra antes de Navidad y que el Gobierno vasco va a continuar concediendo terceros grados pese a que de las 32 excarcelaciones ya hay 21 recursos de la Fiscalía y 6 etarras han vuelto a la cárcel.

El 2 de agosto de 2019 -la segunda fecha del «tránsito»-, Cerdán sonrió satisfecho cuando vio a Chivite investida como presidenta. La líder del PSN obedeció ese mismo día a Ruiz (EH Bildu) y retiró de la Alcaldía de Huarte a su compañera Amparo López. Un primer guiño que se ha multiplicado con el aumento de las ayudas al euskera (más del 50% hasta alcanzar los 11,1 millones en 2023), el impulso al modelo educativo en euskera en localidades castellanohablantes o la presencia de dirigentes abertzales en las consejerías del Gobierno navarro en la elaboración de los presupuestos.

EH Bildu se ha convertido en el socio más influyente de Chivite en Navarra, por encima de Geroa Bai y Podemos con consejeros en el gabinete, y da por hecho que Laura Aznal estará en el próximo Gobierno foral. En Madrid, Otegi logró la primera bendición política de Sánchez en mayo de 2020 cuando pactó la «derogación íntegra» de la reforma laboral para facilitar la ampliación del estado de alarma. Después obtuvo que la televisión vasca, con sus dibujos animados en euskera, se vea en toda Navarra, 25 millones para los afectados por el amianto y la Ley de la Memoria que levantó ampollas por venir de la mano de las siglas que no condenan a ETA.

Captura de pantalla 2022 11 23 a las 6.25.36

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí